::AstroCoach.com.ar::






Si queres tener una consulta personalizada, contactame a consultas@astrocoach.com.ar


Astrologia en Revista Rouge

Los pecados capitales de los signos.


Por Natalia Porro (*)

Estos pecados son canales de energía mal encauzados. Los siete pecados mortales son:

IRA

Este pecado está regido por Marte, con lo cual los signos regidos por él son Aries y Escorpio. Las personas que en sus cartas natales tengan a Marte afligido astrológicamente presentan este defecto junto con crueldad e impaciencia. La habilidad de usar la "agresión" es una valiosa herramienta de curación. Las personas enfadadas son, a menudo, sus peores enemigas.

Como dijo el escritor italiano Giovanni Papini: "La ira es como el fuego; no se puede apagar sino al primer chispazo. Después es tarde."

CODICIA

Este pecado está regido por Saturno, con lo cual los signos regidos por él son Capricornio y Acuario. Las personas que en sus cartas natales tengan a Saturno afligido astrológicamente presentan este defecto. La virtud correspondiente es el reconocimiento. La codicia está vinculada con la deslealtad a través de la búsqueda y acumulación de objetos por medios legales o no. La adquisición de bienes tangibles sólo por el hecho de acumularlos sin llegar a disfrutarlos, contribuye a aumentar el deseo y la insatisfacción constante.

Como dijo el poeta y dramaturgo alemán Friedrich Schiller: "No existe ningún hombre que si puede ganar el máximo se conforme con el mínimo."

PEREZA

Este pecado está regido por la Luna con lo cual el signo regido por ella es Cáncer. Las personas que en sus cartas natales tengan a la Luna afligida astrológicamente presentan este defecto junto con la pereza e indolencia. La virtud correspondiente es la diligencia.

La pereza da la incapacidad de hacerse cargo de la existencia de uno mismo reflejada por una falta de motivación.

Como dijo el poeta británico: "Una persona perezosa es un reloj sin agujas, siendo inútil tanto si anda como si está parado."

ORGULLO

Este pecado está regido por el Sol, con lo cual el signo que lo rige es Leo. Las personas que en sus cartas natales tengan al Sol afligido astrológicamente presentan este defecto junto con vanidad y arrogancia. La virtud correspondiente es la humildad.

Esta creencia de que todo lo que uno hace o dice es superior, nos conduce a estar en guerra continua con nosotros mismos. Ahora bien, si el orgullo se enfoca en los logros genuinos se lo puede asociar con rasgos de comportamiento prosocial, promoviendo la empatía con los demás.

Como dijo el filósofo y escritor francés Voltaire: "Aquel que es demasiado pequeño tiene un orgullo grande."

LUJURIA

Este pecado está regido por Venus, con lo cual los signos regidos son Tauro y Libra. Las personas que en sus cartas natales tengan a Venus afligida astrológicamente presentan este defecto. La virtud correspondiente es la castidad.

Este pecado derivado de excesivos pensamientos de naturaleza sexual, puede llevar a compulsiones sexuales o psicológicas llegando a la adicción.

Como dijo el escritor español Baltasar Gracián: "Son los ímpetus de las pasiones deslizadores de la cordura, y allí es el riesgo de perderse."

ENVIDIA

Este pecado está regido por Mercurio, con lo cual los signos regidos por él son Géminis y Virgo. Las personas que en sus cartas natales tengan a Mercurio afligido astrológicamente presentan este defecto junto con la mentira. La virtud correspondiente es el agradecimiento. La envidia es la emoción que surge cuando otra persona logra lo que nosotros queremos, y pensamos que no lo merecen. Tiene implicado un sentimiento de baja autoestima.

Como dijo el historiador griego Diógenes Laercio: "La envidia es causada por ver a otro gozar de lo que deseamos; los celos, por ver a otro poseer lo que quisiéramos poseer nosotros."

GLOTONERÍA

Este pecado está regido por Júpiter, con lo cual los signos regidos por él son Sagitario y Piscis. Las personas que en sus cartas natales tengan a Júpiter afligido astrológicamente presentan este defecto. La virtud correspondiente es saber frenar a tiempo, saber limitarse. El consumo excesivo de comida y bebida de manera irracional o innecesaria también constituye un comportamiento destructivo como los anteriores pecados mencionados.

Como dijo el gastrónomo y escritor francés Anthelme Brillat-Savarín: "Aquellos que padecen una indigestión o una borrachera no saben lo que es comer ni lo que es beber."


(*) Astróloga, especial para Rouge.